1900 S.Congress Aven,
Suite B West Palm Beach,Fl 33406

LA UNIVERSIDAD UNPI

FUNDAMENTOS DE FE: DOCTRINA Y PRACTICA DE LA UNPI

A fin de identificarnos con la corriente teológica y promover la uniformidad de pensamiento entre profesores, alumnos y enseñanza, exponemos la siguiente Síntesis de Nuestro Credo:

I. La Biblia

Afirmamos nuestra confianza en la palabra inerrante de Dios. Atesoramos sus verdades, y respetamos sus Mandamientos. Los 66 libros, viejo y nuevo testamentos son la palabra de Dios, inspirada por el Espíritu Santo, escrita por hombres elegidos por Dios. La Biblia es sin error en sus manuscritos originales, es totalmente confiable como la autoridad final en todas las materias de la doctrina y de la práctica, y se centra en la persona y obra de Jesucristo. (1 Tesalonicenses 2:13; 2 Timoteo 3:15 - 17; y 2 Pedro 1:20 - 21.)

II. Dios el Padre

Reconocemos al Creador-Dios como nuestro padre divino, infinitamente perfecto y conocedor íntimo de todas nuestras obras y manera de ser. Primera persona de la Trinidad; el Padre es la fuente de toda bondad, paternal en su relación con la creación en general y particularmente con los creyentes. Un solo Dios, eterno, todopoderoso, omnisciente, santo, justo y verdadero. En la unidad de Dios él se ha revelado en tres personas- Padre divino, Hijo amado, y Espíritu Santo. (Salmo 103:19; Mateo 28:19; y 1 Peter 1:2.)

III. Dios el Hijo

Jesucristo, lo reconocemos como nuestro Señor- El mismo Dios que se manifestó en carne- Merecedor de nuestra adoración y el tema de nuestra alabanza. Es la segunda persona de la Trinidad, él revela al Padre. Según el plan eterno del Padre, el hijo eterno se humilló y se hizo hombre, y estando en la condición de hombre se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Verdadero Dios y completamente hombre, Jesucristo vivió una vida sin pecado, y murió para pagar por completo la pena de nuestro pecado, resucitó milagrosamente de los muertos, ascendió al cielo, intercede por los santos y vendrá otra vez en gloria para establecer un reino eterno. (Juan 1:1 - 3, 14; Filipenses 2:5 - 8; Hebreos 1:1 - 3; y 1 Juan 5:11 - 12)

IV. Dios el Espíritu

Reconocemos al Espíritu Santo como el tercer miembro de la Trinidad, que está incesantemente en el trabajo de revelar al Hijo, convencer de pecado, y confortar al creyente. El Espíritu Santo es el agente personal del Padre y del Hijo para la revelación y la regeneración, de los creyentes; dándoles nueva vida y capacitándolos para vivir una vida de poder y santidad personal. Creemos en el actual ministerio del Espíritu Santo y en el ejercicio de todos los dones y ministerios. Enfatizamos que una vida llena del Espíritu se refleja primordialmente en los frutos del Espíritu. (Juan 14:26; Hechos 1:5, 8; 1 Corintios 6:19 - 20, 13 y 14; y Efesios 1:13 - 14.)

V. La Condición Humana

Creemos que Dios creó al hombre y a la mujer perfectos, pero que la caída de Adán trajo sobre la humanidad la maldición de la muerte y la tendencia al pecado. Que la humanidad no tiene esperanza del cielo aparte de un nuevo nacimiento hecho posible por la muerte sustitutiva de Jesús en la cruz del Calvario.

VI. La Salvación

Creemos que la salvación es un regalo de Dios a todo aquel que cree en su Hijo Jesucristo, lo acepta por la fe, aparte de obras y produce frutos de arrepentimiento. Los seres humanos, en su estado caído, no pueden acercarse a Dios a través de su propia justicia. Dios envió a su hijo Jesucristo, para sufrir la pena de la muerte en lugar de la humanidad. Ahora simplemente con creer en las buenas nuevas que Cristo murió por sus pecados y que se levantó de los muertos; una persona puede ser perdonada de todo pecado y declarada justa delante de Dios, nacer a una nueva vida, y vida eterna garantizada por Dios. Creemos que aunque Dios es soberano y desea que nadie se pierda sino que procedan al arrepentimiento, ha entregado a su creación, (humana y angelical) libre albedrío o el mecanismo de escoger entre el bien y el mal, y que su decisión personal determina donde pasará la eternidad. (Juan 3:16; Romanos 10:9 - 10; 1 Corintios 15:1 - 5; y Efesios 1:4 - 12.)

VII. La Segunda Venida

Anticipamos que la segunda venida de Cristo podría ocurrir en cualquier momento. Según el plan del Padre, Jesucristo volverá para completar los siguientes eventos: las bodas del cordero, establecer el reino milenial después de la tribulación, llevar a cabo el juicio del trono blanco, compadecer ante el tribunal de Cristo, recibir las recompensas, establecer un cielo nuevo y una tierra nueva, fundamentar la ciudad santa la nueva Jerusalén, la cual será el tabernáculo de Dios con los salvos por la eternidad.

VIII. La Iglesia

Creemos en la iglesia cristiana, un cuerpo vivo espiritual, de la cual Cristo es la cabeza y todas las personas regeneradas son miembros los unos de los otros, consiervos, coherederos y colaboradores de las obras que Dios preparó antes de la fundación de Mundo. Obedientes a su Palabra y sus mandamientos (que no son sugerencias), salvos por gracia y no por la ley, libres de la ley del pecado (no esclavos; Romanos 6) para servir a Dios y alcanzar al mundo para El a través del Evangelio completo de Jesús.

IX. Ordenanzas

Creemos que el señor Jesús Cristo confió dos ordenanzas a la iglesia: 1) Bautismo. Creemos en el bautismo por inmersión como testimonio externo de una gracia interna y 2) La Santa Cena. La Comunión, como un recordatorio del sacrificio de nuestro señor Jesucristo para establecer un Nuevo Pacto.

X. El gran Mandamiento

Creemos que la Biblia delinea claramente que Dios es amor y que la ley y los profetas se cumplen cuando amamos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, y aún los dones espirituales (para la edificación del cuerpo), deben ser ejercitados en amor. Creemos que el amor es más importante que los dones más espectaculares: sin amor, todo ejercicio de los dones espirituales carecen de valor. En nuestras clases nos centramos en una relación personal con Dios a través de la adoración, la oración y la enseñanza de la Palabra de Dios.

FUNDAMENTOS DE FE: DOCTRINA Y PRACTICA DE LA UNPI

A fin de identificarnos con la corriente teológica y promover la uniformidad de pensamiento entre profesores, alumnos y enseñanza, exponemos la siguiente Síntesis de Nuestro Credo:

I. La Biblia

Afirmamos nuestra confianza en la palabra inerrante de Dios. Atesoramos sus verdades, y respetamos sus Mandamientos. Los 66 libros, viejo y nuevo testamentos son la palabra de Dios, inspirada por el Espíritu Santo, escrita por hombres elegidos por Dios. La Biblia es sin error en sus manuscritos originales, es totalmente confiable como la autoridad final en todas las materias de la doctrina y de la práctica, y se centra en la persona y obra de Jesucristo. (1 Tesalonicenses 2:13; 2 Timoteo 3:15 - 17; y 2 Pedro 1:20 - 21.)

II. Dios el Padre

Reconocemos al Creador-Dios como nuestro padre divino, infinitamente perfecto y conocedor íntimo de todas nuestras obras y manera de ser. Primera persona de la Trinidad; el Padre es la fuente de toda bondad, paternal en su relación con la creación en general y particularmente con los creyentes. Un solo Dios, eterno, todopoderoso, omnisciente, santo, justo y verdadero. En la unidad de Dios él se ha revelado en tres personas- Padre divino, Hijo amado, y Espíritu Santo. (Salmo 103:19; Mateo 28:19; y 1 Peter 1:2.)

III. Dios el Hijo

Jesucristo, lo reconocemos como nuestro Señor- El mismo Dios que se manifestó en carne- Merecedor de nuestra adoración y el tema de nuestra alabanza. Es la segunda persona de la Trinidad, él revela al Padre. Según el plan eterno del Padre, el hijo eterno se humilló y se hizo hombre, y estando en la condición de hombre se hizo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Verdadero Dios y completamente hombre, Jesucristo vivió una vida sin pecado, y murió para pagar por completo la pena de nuestro pecado, resucitó milagrosamente de los muertos, ascendió al cielo, intercede por los santos y vendrá otra vez en gloria para establecer un reino eterno. (Juan 1:1 - 3, 14; Filipenses 2:5 - 8; Hebreos 1:1 - 3; y 1 Juan 5:11 - 12)

IV. Dios el Espíritu

Reconocemos al Espíritu Santo como el tercer miembro de la Trinidad, que está incesantemente en el trabajo de revelar al Hijo, convencer de pecado, y confortar al creyente. El Espíritu Santo es el agente personal del Padre y del Hijo para la revelación y la regeneración, de los creyentes; dándoles nueva vida y capacitándolos para vivir una vida de poder y santidad personal. Creemos en el actual ministerio del Espíritu Santo y en el ejercicio de todos los dones y ministerios. Enfatizamos que una vida llena del Espíritu se refleja primordialmente en los frutos del Espíritu. (Juan 14:26; Hechos 1:5, 8; 1 Corintios 6:19 - 20, 13 y 14; y Efesios 1:13 - 14.)

V. La Condición Humana

Creemos que Dios creó al hombre y a la mujer perfectos, pero que la caída de Adán trajo sobre la humanidad la maldición de la muerte y la tendencia al pecado. Que la humanidad no tiene esperanza del cielo aparte de un nuevo nacimiento hecho posible por la muerte sustitutiva de Jesús en la cruz del Calvario.

VI. La Salvación

Creemos que la salvación es un regalo de Dios a todo aquel que cree en su Hijo Jesucristo, lo acepta por la fe, aparte de obras y produce frutos de arrepentimiento. Los seres humanos, en su estado caído, no pueden acercarse a Dios a través de su propia justicia. Dios envió a su hijo Jesucristo, para sufrir la pena de la muerte en lugar de la humanidad. Ahora simplemente con creer en las buenas nuevas que Cristo murió por sus pecados y que se levantó de los muertos; una persona puede ser perdonada de todo pecado y declarada justa delante de Dios, nacer a una nueva vida, y vida eterna garantizada por Dios. Creemos que aunque Dios es soberano y desea que nadie se pierda sino que procedan al arrepentimiento, ha entregado a su creación, (humana y angelical) libre albedrío o el mecanismo de escoger entre el bien y el mal, y que su decisión personal determina donde pasará la eternidad. (Juan 3:16; Romanos 10:9 - 10; 1 Corintios 15:1 - 5; y Efesios 1:4 - 12.)

VII. La Segunda Venida

Anticipamos que la segunda venida de Cristo podría ocurrir en cualquier momento. Según el plan del Padre, Jesucristo volverá para completar los siguientes eventos: las bodas del cordero, establecer el reino milenial después de la tribulación, llevar a cabo el juicio del trono blanco, compadecer ante el tribunal de Cristo, recibir las recompensas, establecer un cielo nuevo y una tierra nueva, fundamentar la ciudad santa la nueva Jerusalén, la cual será el tabernáculo de Dios con los salvos por la eternidad.

VIII. La Iglesia

Creemos en la iglesia cristiana, un cuerpo vivo espiritual, de la cual Cristo es la cabeza y todas las personas regeneradas son miembros los unos de los otros, consiervos, coherederos y colaboradores de las obras que Dios preparó antes de la fundación de Mundo. Obedientes a su Palabra y sus mandamientos (que no son sugerencias), salvos por gracia y no por la ley, libres de la ley del pecado (no esclavos; Romanos 6) para servir a Dios y alcanzar al mundo para El a través del Evangelio completo de Jesús.

IX. Ordenanzas

Creemos que el señor Jesús Cristo confió dos ordenanzas a la iglesia: 1) Bautismo. Creemos en el bautismo por inmersión como testimonio externo de una gracia interna y 2) La Santa Cena. La Comunión, como un recordatorio del sacrificio de nuestro señor Jesucristo para establecer un Nuevo Pacto.

X. El gran Mandamiento

Creemos que la Biblia delinea claramente que Dios es amor y que la ley y los profetas se cumplen cuando amamos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, y aún los dones espirituales (para la edificación del cuerpo), deben ser ejercitados en amor. Creemos que el amor es más importante que los dones más espectaculares: sin amor, todo ejercicio de los dones espirituales carecen de valor. En nuestras clases nos centramos en una relación personal con Dios a través de la adoración, la oración y la enseñanza de la Palabra de Dios.

Categoría:

2021 © Nogo All Rights Reserved.